EL GRAN DÍA

El hambre en esta comunidad indígena del Chaco paraguayo, y en muchas otras, es proporcional a la delgadez de sus perros. Aquí estos animales son una herramienta de caza importante para la supervivencia de las familias que forman parte de esta comunidad. Aunque los recursos necesarios para poder alimentar a sus integrantes escasean -realmente son prácticamente inexistentes-, sin agua potable, y sin una tierra fértil que pueda ofrecer el sustento diario; aquí hay Vidas.

Recostados a la sombra y con una temperatura de mas de cuarenta grados, los y las que antaño se desplazaban libremente por bastas regiones en busca de víveres, hoy se sientan a esperar. Quizás algún día no muy lejano puedan encontrarse todas las voces del lugar y llegar a contar su propia y verdadera Historia.

[Quiero dar las gracias a la comunidad indígena 8 de Enero por habernos recibido y por la hospitalidad que nos han demostrado. Me faltan palabras].

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s